Filtrar los sitios web que visitan los empleados en los ordenadores dentro de las empresas, es considerada una de las soluciones más efectivas para mantener a los equipos enfocados en las tareas asignadas, con el gran beneficio añadido de reducir riesgos de seguridad.

En esta Era de la inmediatez, ¿cuánto tiempo valioso están perdiendo las empresas por no aplicar esta medida con sus colaboradores?

En una encuesta realizada por Spiceworks en 2018, los resultados muestran que –en las compañías que no restringen su acceso de internet– más de la mitad de sus empleados (58%) pasan al menos 4 horas a la semana en sitios no relacionados con su trabajo. Eso se traduce a 26 días laborales al año.

El no contar con el filtrado adecuado de sitios web dentro de una empresa, también implica un riesgo de seguridad. Estas situaciones en las que un usuario compromete la seguridad del negocio, pueden ser prevenidas. De lo contrario, cuando este tipo de situaciones se presentan dentro de las empresas, se tienen varias consecuencias como: pérdidas en la productividad operativa al tener que detener la producción por equipo infiltrado, o afectar la cantidad de equipos que pueden continuar con la operación, ya que una medida reactiva ante uno de estos incidentes, dependiendo de su gravedad, puede generar costos adicionales al requerir conocimiento específico sobre su remediación, sin hablar de los costos del paro de operación o pérdida de información.

Las redes sociales son los grandes ofensores de pérdida de productividad. Las grandes compañías bloquean en su mayoría a páginas web como Facebook, Snapchat, Instagram, Twitter y Pinterest. Los resultados de la misma encuesta sugieren que más de sus empleados se mantienen enfocados en sus tareas, donde sólo 28% de los empleados pasan más de 4 horas por semana en sitios web no relacionados con su trabajo, comparado contra el 45% de las empresas medianas y 51% en las pequeñas empresas.

Entonces, parece seguro afirmar que filtrar o bloquear contenido no relevante a las labores de los colaboradores sí beneficia de forma significativa a la empresa: reflejando los beneficios en un aumento de eficiencia, en cantidad y calidad de las tareas llevadas a cabo, en los tiempos de respuesta a los clientes, la disponibilidad de la información, entre otros beneficios. Y que todo esto; claro, se traducirá en un beneficio económico para la compañía en general.

2019-05-27T14:19:54-06:00